lunes, mayo 12, 2008

Elegy

Una de las películas que más me han gustado últimamente, es la nueva de Isabel Coixet. No soy muy aficionada a las películas de esta directora, principalmente porque A los que aman me pareció un pastelón de época intragable y La vida secreta de las palabras, la encontré demasiado inspirada en Rompiendo las olas, además de que no me acabé de creer el enamoramiento (soy una incredula yo). Sin embargo mirando la filmografía de esta singular amante de las gafas, me he dado cuenta de que he visto casi todo lo que ha hecho, y sus colaboraciones en Invisibles y París Je tàime, me gustaron bastante.
Bien, pues su nueva película me pareció de lo mejor que se puede decir sobre relaciones sentimentales y miedo. La gente a veces se hace mayor y no madura. Y arrastra sus miedos y sus traumas haciendo daño con ellos a los demás.
Me ha encantado la construcción de los personajes absolutamente coherentes y brillantes, habrá a quién no le convenza mucho Penélope Cruz, a mí no me parece mal, quizás su acento en inglés me recuerda un poco a la mala dicción que tenía en sus comienzo (Belle Epoque y demás). Desde luego Ben Kingsley es un monstruo y ya no tiene nada que demostrar, como Dennis Hopper.
En resumen una película que habla de temas complicados sin agarrarse a simplezas ni a sentimentalismos baratos, con unos personajes que convencen y atrapan al espectador.

-->**** FelpAelástica
--> Ficha ImdB

4 Comments:

Blogger Graco84 dijo...

Lo mejor de toda la película es cómo rueda esta directora. He oído que la novela en la que está basada la peli es mucho más bestia y dura, habrá que leerla para comparar.
Penélope me parece bastante flojita esta vez.
Muy guapa pero poco más.

7:18 p. m.  
Blogger FelpAelástica dijo...

Quizás Penélope contrasta con el papelón de Ben Kingsley, pero a mí no me acabó de disgustar.

Habrá que leer el libro, porque a mí la peli no me parece muy bestia.

12:39 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

ummmm cierto que Ben Kingsley actua bien, y penélope no lo hace mal aunque tampoco está para el oscar. Hablando de los personajes propiamente dichos creo que yo no sería amigo ni de el ni de su compañero el poeta, final realemente cómico postrado en la cama y besando a su amigo con tanta pasión.
Pero creo que en el fondo el protagonista era un tio jeta adolescente que se ocultaba en parte tras una máscara de cultura, secretismo pero en el fondo era un jeta. El hijo como no, actúa de rotundo personaje antagónico. Si fueran de la vida real a uno les recomendaría mas flexibilidad en la vida, porque la vida siembre nos va a sorprender por donde menos lo esperamos, no valen "posturas"

3:47 p. m.  
Blogger FelpAelástica dijo...

Para mí, el protagonista expresa el daño, propio y ajeno, que se puede causar cuando sólo se piensa en un@ mism@. Los dominios del egoismo y su influencia en el amor.

REalmente el papel del hijo, puede que sea demasiado forzado, buscando ese antagonismo. Tienes razón con lo de la flexibilidad.

9:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home