martes, febrero 19, 2008

No country for old men (No es un país para viejos)

No Country for Old Men es una película que recrea un sentimiento muy común que tengo cuando estoy viendo el telediario y descubro que se va convirtiendo en una sucesión de noticias escabrosas, violentas y brutales, que se producen en un entorno contidiano. Hay sucesos que convierten a todos los policías del mundo en Tomy Lee Jones al final de la historia.
La violencia suele estar causada por intereses humanos, generalmente poder y dinero (que no es más que otro nombre para poder), y no suele pararse bajo ningún motivo hasta que se ha logrado un objetivo, pero está controlada por unas reglas no escritas, una serie de normas globales que todo el mundo cumple si no quiere meterse en problemas. Sin embargo, existe otro tipo de agresividad, la más terrible, que no sigue ninguna norma salvo, quizás, leyes como la probabilidad en el cara o cruz de una moneda.
Quizás todos vivamos en una sociedad que a veces es como ese salvaje Lejano Oeste que promulga la película reinventando el western.
La película es brillante, eso sí, tiene mucha sangre y puede deslucir la grandeza de la historia en espectadores de estómago sensible.
Otra vez un peliculón de los hermanos Coen, curioso que el protagonista Llewelyn (Josh Brolin) fuera uno de los Goonies (cosas raras que tiene el cine).

***** by FelpAelástica
--> Ficha Imdb

1 Comments:

Blogger Groilés dijo...

La película es tan árida como el paisaje que presenta. Me gusta como dibujan los Coen las miserias humanas en sus películas de cine negro. Se puede decir que, después de Sangre fácil, Fargo y el hombre que nunca estuvo ahí, son los reyes del género.
Totalemente de acuerdo contigo con lo de que los espectadores de estómago sensible no la van a disfrutar.
Altamente recomendable

11:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home